CUCHILLO      HACHA      EQUIPO GRUPAL     EQUIPO PERSONAL      BOLSA DE DORMIR      MOCHILA       CARPAS      AGUA EN EXCURSION      AGUA EN CAMPAMENTO      HIGIENE      LETRINAS      LEÑEROS      HORNOS      COCINILLAS      LAMPARÍN
Cocina sin Utensilios     Elaboración de Menús    Cocinillas     Higiene en la Cocina     Hornos de Campamento      Almacenando Víveres     Utensilios Improvisados de Cocina

Cocinillas de Campamento

Ante todo quiero expresar que siempre he estado en desacuerdo sobre el uso de cocinas en campamento. El verdadero explorador usa fogatas (sobre este tema ver la sección Fogatas y Fogones). Si aprendemos a usar racionalmente los recursos de la naturaleza NO LA DEPREDAMOS, mas bien desarrollamos un amor real basado en una conciencia de dependencia de la naturaleza. Sin embargo hay ambientes donde no se puede hacer fogatas como reservas o zonas de nieve perpetua, por ejemplo.

Hecha esta aclaración, paso a desarrollar el tema.

Si bien los "pie tiernos" y los acampadores inexpertos abusan del uso de estas cocinillas, encontrarás que pueden llegar a ser muy útiles en condiciones de climas extremos por ejemplo al acampar en un desierto de arena o en una playa lejana a todo bosque, al campar también en reservas o parques nacionales y sobre todo para montañistas cuando se acampa en zonas nevadas.

Existen diversos tipos de sistemas de cocinas para camping: las de gas de kerosene (tipo "primus"), las de Gas de Gasolina, las de Bencina o Alcohol y las llamadas cocinillas de "gas" entre otras. Pasemos a ver cada modelo por separado:

COCINILLAS TIPO PRIMUS (A gas de Kerosene)
Para encenderlas se sigue los siguientes pasos:


1. Se llena el depósito de kerosene  hasta la mitad (nunca más pues es importante el aire para mantener la presión interior del primus).

 


2. Luego se cierra bien la tapa y se abre un poco la válvula, si no la tiene -como en algunos modelos más simples- se deja la tapa un poco abierta.

 

 

 


3. Se coloca ron de quemar en el pocillo de la boquilla, se enciende y se espera a que casi se consuma, a fin de calentar los tubos de la boquilla. Si no se tiene ron se puede usar kerosene, de preferencia colocando una mecha de soguilla o papel (que luego se debe retirar)

 

 


4. Una vez calientes los tubos y antes que se consuma la flama en el pocillo se cierra bien la válvula (o la tapa) y se bombea el kerosene hasta que salga una flama azul y regular. Si la llama es amarilla, ésta no calentará lo suficiente y ensuciará las ollas.


5. Hecho esto se puede colocar la olla encima, cuidando que cada cierto tiempo se bombee nuevamente para mantener la presión del gas de kerosene.

Hay varios motivos porque la flama podría no arder de modo uniforme:


1. La corona que rodea la boquilla puede estar mal colocada o puede estar deteriorada (está corona debería verse en la oscuridad de un color rojo vivo)


2. Otra causa podría ser que el niple que está en medio de la boquilla (de donde sale el kerosene gasificado) esté obstruido. Para desatorarlo se acerca primero un papel para que se encienda y luego se introduce la aguja de primus en el niple, al retirarla, el niple debería estar desatorado y la flama debería ser regular.

Mientras se cocina es necesario usar diversas intensidades de calor, en este caso si deseas un menor fuego (por ejemplo para hacer arroz), afloja el tornillo de presión (si lo tiene) o en todo caso abre la misma tapa de combustible, pero en este caso muy, muy ligeramente.

Si por el contrario deseas preparar frituras o hacer hervir agua necesitarás un fuego más intenso, en este caso bombea cuanto sea necesario.   RECUERDA: el color de la flama siempre debe ser azul, si está amarilla humeará tus ollas y puede ser síntoma de falta de presión, aumenta ésta entonces mediante bombeo. Si aún así no aumenta la fuerza de la flama puede ser que el kerosene se está agotando. En este caso deberás apagar el primus  y llenar nuevamente el tanque, luego encenderlo otra vez y podrás seguir cocinando.

Si se apaga el fuego acerca un fósforo encendido  inmediatamente a la "nube de gas" que sale de la boquilla. Esta operación es peligrosa puesto que puede encenderse una gran flama... MUCHO CUIDADO

Para apagarlo se abre totalmente la válvula o la tapa hasta que se apague totalmente la flama.

Para limpiarlo puedes usar un pequeño estropajo remojado en kerosene, cuidando de limpiar bien la boquilla, aún entre los tubos y debajo del pocillo. Otra forma de limpiarlo es usando agua y detergentes pero cuidando de que al momento de usarlo otra vez no tenga absolutamente ningún residuo de agua, por lo que debes ponerlo a secar boca  abajo y antes de colocarle la tapa, la válvula y el émbolo para el bombeo.

COCINILLAS DE GASOLINA
Son muy peligrosas y generalmente se hacen de reducido tamaño, en todo caso son prácticas  para montañistas o para botes pequeños. Para encenderla se coloca la gasolina en el tanque y se cierra bien. Luego se aplica algo de gasolina en el serpentín y se enciende éste. Poco a poco se encenderá con una flama de fuerza similar a un primus. Este tipo de cocina no necesita bombeo. Para apagarla se sopla fuertemente la flama y se abre la tapa. Generalmente no taren soportes incorporados por lo que debe hacerse un soporte de piedras para las ollas.

COCINILLAS DE GAS
Existen las que se adaptan a diversos tipos de balones y las que trabajan con un solo tipo. En este caso existen balones de cinco kilos  y los pequeños balones portátiles, del tamaño de una cantimplora, este tipo de balones es casi siempre él mas útil en campamento puesto que los balones mayores son incómodos y bajo ninguna circunstancia se pueden usar en expediciones como montañismo, lo que sí sucede con los balones pequeños. Personalmente no me agradan mucho por la dificultad de conseguir los balones de repuesto o de recargarlos, no tanto en la ciudad (que siempre sale caro) sino más por las zonas de campamento.

COCINILLAS DE RON, BENCINA y ALCOHOL
Tengo dos de estas y resultan muy practicas. El primer modelo no es sino un mechero grande cuya capacidad de cocción no va mas allá de poder hacer hervir unas tres tazas de agua, sin embargo resulta muy útil en viajes en climas extremos, entran perfectamente en el bolsillo de una mochila y conseguir el combustible es relativamente fácil (dibujo de la derecha-->).

El otro modelo es mas elaborado: es una Hornilla a gas de alcohol o bencina que se llena en el centro y que una vez que esta caliente empieza a gasificar el alcohol hacia el aro de la hornilla logrando una elevada temperatura pudiendo cocinar además calentar ollas mas grandes. El único problema es que requieren de mucho tiempo de calentamiento.

(<--)La foto de la izquierda corresponde a la hornilla de gas de alcohol que uso regularmente.

 

Todos estos equipos requieren de constantes revisiones y cuidados, se debe verificar siempre que estén correctamente atornillados y que los empaques estén siempre nuevos de modo que los cierres sean herméticos. Los pequeños agujeros deben soldarse, pero en campamento y en forma provisional, funciona aplicarles un parche de jabón... por cierto que no es mala idea llevar una llave apropiada, un niple extra y los empaques de repuesto necesarios, y claro, para una cocinilla tipo primus, las infaltables "Agujas"