BADEN-POWELL     SAN JORGE     THOR HEYERDAHL     JOHN HARGRAVE     ERNEST THOMPSON SETON     WILLIAM HILCOURT     JULIO C. TELLO     DANIEL BOONE       ANTONIO RAIMONDI     HENSON Y LOS PEARY     AMÉRICO VESPUCIO        CRISTOBAL COLÓN        ERIC EL ROJO        H.M. STANLEY        DAVID LIVINGSTONE     TEODORO ROOSEVELT        HIAWATTA
APRENDE TÉCNICAS DE EXPLORACIÓN

Mis Aventuras como Espía
Por Lord Baden-Powell de Gilwell

INTRODUCCION DEL TRADUCTOR

El presente libro de B.P. entra en sus libros anecdóticos, ya que en la mayor parte de él nuestro fundador relata varias anécdotas con su muy peculiar estilo.

Al iniciar esta lectura te darás cuenta que B.P. utiliza un lenguaje que tal vez te parecerá ultranacionalista y hasta en algunos momentos con cierta carga de discriminación.

Pero es muy importante que tengas en cuenta que cuando B.P. escribió este libro fue en 1915, o sea, cuando ya se había iniciado la Primera Guerra Mundial. Y él, como buen militar y patriota, tenía que defender y apoyar por todos los medios posibles a su alcance, a su país.

Porque para 1910 B.P. había dejado definitivamente el ejercito, y fue en 1914 cuando inicio la Primera Guerra Mundial, es decir, a los siete años de la fundación de los Scouts lo cual representó una gran prueba para el Movimiento que se encontraba en ciernes.

Seguramente descubrirás el valor actual de este libro al ver cuantos consejos prácticos te da nuestro fundador para formar el carácter, y consejos para poder ocultarte, tanto en el campo como en la ciudad.

Algunas de las historias aquí relatadas fueron tratadas en algún otro libro, solo que aquí se les da cohesión y forma para dar una muy buena ejemplificación.

Es para mi un gran orgullo el que puedan disfrutar de un escrito en castellano de nuestro fundador para que, así, no solo amplíen su bibliografía sino que descubramos otra faceta de B.P. la cual es poco conocida.

Para finalizar me gustaría decir que el fundador trata de despertar nuestros sentimientos patrióticos por la vía practica. Para B.P. el espionaje debe ser como un deporte de caballeros, tal y como él lo practicó. Cumpliendo con nuestra buena acción diaria, como lo leerás en una de las historias aquí relatadas, para llegar a una compresión y camaradería mundial.

Siempre Listo Para Servir
Jordi Jiménez

MIS AVENTURAS COMO ESPIA

Ha sido difícil escribir en tiempos de paz sobre el delicado tema de los espías y el espionaje, pero ahora que la guerra esta en progreso y los métodos de esos nobles señores tan corruptos han sido descubiertos, no hay ningún daño en aventurarnos dentro de esta cuestión y relatar algunas de mis experiencias personales.

Los espías son como fantasmas -la gente parece tener un sentimiento general que deben ser como tales cosas, pero al mismo tiempo creen en ellos- porque a ellos nunca se les ve, y raramente conoce de alguien que haya tenido una experiencia de primera mano con ellos. Pero en cuanto a los espías yo puedo hablar con un conocimiento personal de decir que ellos existen y en un numero muy alto no solo en Inglaterra, sino en toda Europa.

Como en el caso de los fantasmas, cualquier fenómeno que la gente no entiende, desde un ruido repentino en un día tranquilo hasta un crujido a media noche de un aparador, tiene un efecto de alarmante sobre las mentes nerviosas. Así, un espía es conocido con excesiva alarma y expectación porque el es considerado, de algún modo, un diablo.

Como primer paso es bueno limpiar la mente de la idea que todo espía es necesariamente un tipo vil y despreciable. Él es muy a menudo listo y valiente.

El termino "espía'' es usado con desprecio y se ha convertido por el uso en un despectivo. Como una mala aplicación del termino "espía" esta el caso del Mayor André que siempre me ha parecido ser muy severo. Él era suizo de nacimiento y durante la guerra americana de independencia en 1780 se unió al ejercito ingles en Canadá, donde el al final se volvió A.D.C. del General Sir H. Clinton. El comandante americano de un fuerte cercano a West Point, en el río Hudson, había insinuado que el deseaba rendirse. y Sir H. Clinton envío a André a tratar con el. Para poder atravesar las líneas americanas André se vistió en ropas de paisano y se puso el nombre de John Anderson. Desgraciadamente fue capturado por los americanos y lo juzgaron en una corte marcial y lo colgaron como a un espía.

Como el no intentaba obtener información, parece escasamente correcto llamarlo espía. Mucha gente fue de este mismo parecer y Jorge III le otorgo a su madre una pensión, como también un titulo a su hermano, y su cuerpo fue al final exhumado y reenterrado en la Abadía de Westminster.

Capítulo I
LOS DIFERENTES RANGOS DE LOS ESPÍAS

   Cambiemos por el momento el termino "espía" por "investigador" o "agente militar". Para los propósitos bélicos estos agentes pueden dividirse en:

  1. Agente estratégico y diplomático, quien estudia las condiciones políticas y militares en tiempos de paz de todas las otras naciones que podrían estar eventualmente en oposición a ellos en una guerra. Esto crea conflictos políticos y organiza las declaraciones de guerra, como por ejemplo, esparciendo sedición entre los egipcios, o en la India entre sus habitantes, o en Sudáfrica entre la población Boer, traer una declaración de guerra, si es posible, para así crear confusión e incitar a las tropas en tiempo de guerra.
  2. Agentes tácticos, militares o navales, son quienes observan hasta los menores detalles del armamento y del terreno en tiempo de paz. Esto crea las preparaciones tácticas en el mismo lugar. así como material para puentes extra, emplazamientos de armas. interrupciones de las comunicaciones, etc.
  3. Agentes de campo. Son aquellos que actúan como exploradores al disfrazarse para inspeccionar las posiciones y reportar los movimientos del enemigo en el campo de guerra. Entre estos hay agentes residenciales y agentes oficiales.

Todos estos deberes son nuevamente subdivididos entre los agentes de cada rango desde embajadores y sus agregados en orden descendente. Oficiales navales y militares son enviados para llevar a cabo investigaciones especiales por todos los países, y detectives pagados son colocados en probables centros para reunir información.

También hay espías que son traidores. Para ellos admito no tener ni una buena palabra. Son hombres que venden secretos de sus países por dinero. Afortunadamente, en Inglaterra, nosotros no estamos en problemas por su causa; pero hemos tenido un ejemplo notorio en Sudáfrica.

AGENTES ESTRATÉGICOS

La traición en la guerra -que es, la investigación política y militar- de los alemanes en la presente campaña no ha sido un éxito como se esperaba desde el escenario tan maravillosamente organizado como lo ha sido. Con las vastas sumas invertidas en él, el personal general alemán pudo razonablemente haber obtenido hombres en una posición mas alta en la vida, quienes pudieron haber calibrado la atmósfera política mejor de lo que fue hecho por sus agentes inmediatamente después de la presente crisis. Como sea, sus planes para iniciar luchas en un tiempo critico no se enfrentaron a ninguna respuesta. Ellos tuvieron grandes ideas al encender la disputa y el descontento en Egipto y en la India, pero calcularon sin conocer lo suficiente a las razas orientales o sus sentimientos hacia la Gran Bretaña y Alemania, más especialmente a Alemania.

Ellos se fijaron en el problema Irlandés como si fuera una guerra civil segura en Bretaña, una que no tendría que necesitar el empleo de una gran proporción de nuestra fuerza expedicionaria interna en nuestras propias islas.

Ellos nunca previeron que el Boer y el Británico trabajarían amigablemente en Sudáfrica; supusieron que el ejercito de ocupación no podría ser removido de ahí, y no previeron que Sudáfrica enviaría un contingente contra sus colonias en el Africa del Sur mientras los regulares fortalecían nuestro ejercito en casa.

Ellos imaginaron que los dominios de ultramar eran muy débiles en hombres, barcos y entrenamiento para ser de algún uso; nunca previeron que la hombría de Gran Bretaña saldría en grandes números para tomar las armas para lo cual su carácter nacional ha dado ampliamente a ellos las calificaciones necesarias. Todo esto pudo haber sido descubierto si los alemanes hubieran empleado hombres de una posición social y educación más alta.

AGENTES TACTICOS

En adición, para descubrir detalles militares acerca de un país, tales como la preparación de hombres, abastecimientos, eficacia, y mucho más, estos agentes han de estudiar las características tácticas de los montes y llanos, caminos y vías férreas, ríos y bosques, e incluso los probables campos de batalla, sus posiciones de artillería, y mucho mas.

Los alemanes en la presente guerra han estado usando los más grandes proyectiles que, debido a sus negras y densas explosiones, han sido apodados "black marías" o "Jack Johnsons". Estas armas requieren de fuertes cimentaciones para erigirse antes de que puedan ser disparadas. Pero los alemanes previeron esto mucho antes de la guerra, y tendieron sus planes por consiguiente.

Examinaron todos los países sobre los cuales pudieran combatir, tanto en Bélgica como en Francia, y por doquiera que viesen una buena posición para las armas ellos construían los cimientos y emplazamientos para estas. Esto fue hecho en tiempos de paz; fue por eso que tuvo que ser realizado en secreto. Para alejar toda sospecha, un alemán compraría o rentaría una granja en la cual se descara construir un emplazamiento. Entonces el colocaría los cimientos para un nuevo granero o una nueva dependencia de la granja, o -si estuviera cerca de la ciudad- para una fabrica y cuando estuviesen completos el erigiría algo ligeramente construido sobre todo esto.

No había nada que llamara la atención a sospechas acerca de esto, muchos de estos emplazamientos fueron hechos antes del inicio de la guerra. Cuando la guerra estallo y las tropas llegaron al terreno, las edificaciones fueron precipitadamente derrumbadas y ahí estaban los emplazamientos listos para las armas. Hace algunos años un reporte llego a la oficina de guerra: una potencia extranjera estaba haciendo emplazamientos en una posición de la cual no se había sospechado antes fuera de algún valor militar, ellos evidentemente lo iban a usar con propósitos estratégicos.

Se me envío para ver si el reporte era cierto. Por supuesto, no iría como un oficial -se despertarían sospechas, no se me permitiría ver nada v probablemente seria arrestado como espía. Fui entonces a quedarme con un granjero amigable en el vecindario; salía a disparar a diario entre las perdices y tirar desde algún escondite por ahí. Lo primero que hice fue observar la campiña en general, y tratar de pensar que puntos serian de mas valor como posiciones para la artillería.

Entonces salí a buscar a las perdices (y otras cosas) en los montes que había observado, muy pronto encontraría lo que quería.

Ahí había oficiales, tomando ángulos y medidas, acompañados por trabajadores que colocaban estacas en el suelo y marcaban líneas con cinta entre ellas. Como pase con mi arma en la mano bolsa al hombro y un perro al lado, ellos no prestaron ninguna atención y desde las colinas vecinas pude observar sus procedimientos. Cuando ellos se alejaban para comer o retornaban a sus cuarteles, salía a disparar sobre el terreno que habían dejado, y si no obtenía una gran bolsa de caza, de todos modos me hacia de una buena colección de dibujos y medidas de los planos de los fuertes y emplazamientos que habían trazado en el terreno. Así que a pocos días de su inicio de quehaceres nosotros ya teníamos sus planes en nuestra posesión. Aunque ellos después plantaron arboles sobre todos los sitios para encubrir los fuertes, y construir edificios en otros lugares para así ocultarlos, nosotros sabíamos perfectamente donde se encontraban los emplazamientos, cuales eran sus formas y tamaños.

Esta siembra de arboles para esconder tales trabajos de defensa, ocasionalmente tienen el efecto contrario: le muestran a uno en donde están. Este fue un caso notable en Tsingtau, capturado por las fuerzas japonesas y Británicas a los Alemanes. Como no había ningún bosque natural, tuve poca dificultad en saber donde se encontraban los fuertes por las plantaciones de reciente crecimiento en el vecindario de este lugar.

AGENTES RESIDENCIALES

Estos hombres instalan sus cuarteles casi permanentemente en el país de sus operaciones. Unos pocos hombres están en altos puestos en el mundo social y comercial, son generalmente nuevos ricos ansiosos por condecoraciones y recompensas. Pero la mayoría de los espías residenciales son de una clase más insignificante teniendo una paga regular por su trabajo

Su deber es actuar como agentes para recibir y distribuir instrucciones en forma secreta a otros espías itinerantes y enviar sus reportes a los cuarteles generales. Por esta razón ellos tienen un sobrenombre, son los "apartados postales" para la inteligencia alemana.

Ellos también recogen información de cualquier fuente disponible y la transmiten a casa. Un tal Steinbauer fue hace algunos años uno de los principales "apartados postales" en Inglaterra. Él fue atacado por el personal del Káiser durante su última visita este país, cuando vino como invitado del Rey a la apertura de Memorial a la Reina Victoria. Un caso de espionaje que fue juzgado en Londres reveló sus métodos uno de sus agentes ha sido arrestado después de haber sido observado por 3 años. El juicio de Karl Ernst's confirmó los descubrimientos y mostró las operaciones de hombres como Schroeder, Gressa, Klare y otros.

También el caso del Dr. Karl Graves estará en la memoria de muchos. Este alemán fue arrestado en Escocia por espionaje condenado a 18 meses de prisión; poco después fue liberado sin haber sido dada una razón oficial. Él ha escrito desde entonces una relación de lo que hizo, y es de interés el notar como pasaba correspondencia desde y hacia los cuarteles generales de la inteligencia alemana en sobres adornados con el nombre de Messrs. Burroughs & Wellcome, los famosos químicos. Él se hacia pasar por un doctor, enviaba sus cartas a través de un posadero en Brúcelas o un modisto en París, mientras que las cartas para el venían a través de una oscura tabaquería en Londres. Una de estas cartas se desvío porque tenia la inicial equivocada de su nombre. Fue regresada por la oficina de correos a Burroughs & Wellcome, y cuando la abrieron encontraron dentro una carta alemana envuelta en billetes como forma de pago por los servicios prestados. Esto levanto sospechas en su contra. Fue vigilado y finalmente arrestado. Él cuenta que cierto día un sentimiento lo había seguido desde el amanecer: se dio cuenta que en su habitación la ropa que había doblado sobre una silla habla sido ligeramente vuelta a doblar de una manera diferente mientras el había estado fuera. Con algo de sospecha, le pregunto a su casera si alguien había entrado a su cuarto y ella, en evidente confusión negó que algún extraño hubiera podido estar ahí.

Entonces el le sugirió que tal vez su sastre pudo haber llamado, entonces ella estuvo de acuerdo en que eso fue lo que pasó. Pero una o dos horas después, se entrevisto con su sastre quien le dijo que no había estado cerca del lugar. Graves, en consecuencia dedujo que lo estaban siguiendo.

El saberte perseguido y no saber por quien, te da, yo te lo aseguro un profundo sentimiento de susto -especialmente cuando sabes que eres culpable.

Yo puedo hablar con honda emoción de más de una experiencia sobre esto, desde que habla sido empleado en esta forma de exploración en tiempos de paz.

AGENTES OFICIALES

Es común encontrar espías ordinarios que también estén suficientemente inmiscuidos en el conocimiento técnico para ser de utilidad en la obtención de detalles navales o militares. Consecuentemente los oficiales son empleados para obtener tal información en tiempos de paz, como en el teatro activo de la guerra. Pero con ellos, y especialmente con esos de Alemania, no es fácil encontrar hombres que sean lo suficientemente buenos actores, o quien pueda disfrazar su apariencia, como evadir las sospechas. Muchos de estos han visitado nuestros puertos durante los pasados años, pero han sido generalmente notados, observados y seguidos, y desde la forma tomada por ellos en sus reconocimientos ha sido fácil el deducir el tipo de operaciones contemplada en sus planes.

Recuerdo el caso de una fiesta de estos motoristas a través de Kent viendo hacia las antiguas ruinas romanas. Cuando ellos le preguntaban a un lugareño por la posición exacta de algunas de estas el les contestaba que no tenía un mapa útil en el cual pudiera señalarles su posición. Uno de los "anticuarios" produciría de inmediato un mapa a escala larga; pero no era como un mapa ingles: tenia, por ejemplo, detallados los tanques de suministro de agua, si bien estos existían, no se muestran en ninguno de nuestros mapas ordinarios.

En suma, a las variadas ramas del espionaje que he mencionado. Los alemanes también han practicado el espionaje comercial en una línea sistemática.

ESPIONAJE COMERCIAL

Jóvenes alemanes han sido frecuentemente conocidos por servir en empresas británicas sin cobrar su salario para así "aprender el idioma"; pero ellos tienen el cuidado de aprender mucho mas que el idioma, y recolectan muchas otras cosas acerca de métodos de comercio y secretos que pronto se usaran en su propio país.

La importancia del espionaje comercial es que la guerra comercial esta en todo momento en el fondo de los preparativos alemanes para la guerra militar.

Carl Lody, un ex oficial alemán, fue recientemente juzgado en Londres por una corte marcial y fusilado por "traición de guerra", que es enviar información en relación con nuestra armada a Alemania durante las hostilidades ("traición de guerra" es el trabajo secreto fuera de las operaciones de la zona de guerra. Cuando esta se lleva a cabo en la zona de operaciones es llamada "espionaje".). Carl Lody se movió donde era observado y su correspondencia abierta por la policía de contraespionaje en Londres, así todas sus investigaciones e información eran conocidas por la oficina de guerra mucho antes de que fuese arrestado. Las enormes sumas pagadas por Alemania en los años pasados han traído un tipo de cambio internacional de espías, generalmente formado por germano-americanos con sus cuarteles generales en Bélgica y es bien retribuida la información obtenida por ellos. Por ejemplo, si los planes de un nuevo fuerte, o las dimensiones de un nuevo barco, o el poder de un nuevo tipo de arma se necesita, uno simplemente tiene que solicitar y formular un precio a esta agencia para recibir muy buena información sobre el tema, antes de que haya transcurrido mucho tiempo.

Al mismo tiempo, pretendiendo ser un americano, uno puede obtener muchos detalles menores e información útil sin gastar un centavo.

INTRODUCCIÓN

Capítulo I
LOS DIFERENTES RANGOS DE LOS ESPÍAS

Capítulo II
LOS PLANES DE INVASIÓN ALEMES

Capítulo III
JAN GROOTBOOM, MI ESPÍA NATIVO

 Capitulo IV
TRANSPORTANDO INFORMACIÓN

Capítulo V
PLANOS SECRETOS DE FORTIFICACIONES

Capítulo VII
CÓMO SE DISFRAZAN LOS ESPIAS

Capítulo VIII
EXPLORANDO UN ASTILLERO EXTRANJERO

Capítulo IX
ESPIANDO A LAS TROPAS ALPINAS

 Capítulo X
POSANDO COMO UN ARTISTA

 Capítulo XI
ENGAÑANDO A UN CENTINELA ALEMAN

Capítulo XII
UN ESPIA ES SUSPICAZ

Capítulo XIII
BURLANDO A UN CENTINELA TURCO

Capítulo XIV
EL TURCO Y EL TÉ

 Capítulo XV
OBSERVANDO A LOS BOSNIOS

Capítulo XVI
ENCUENTRO CON LA POLICIA

Capítulo XVII
CAPTURADO AL FIN

Capítulo XVIII
EL ESCAPE

CONCLUSIÓN